91 179 25 38  | servicedoor@servicedoor.es
Piden 2 años para la responsable de una empresa por un accidente laboral
15
Nov

La Fiscalía provincial de Álava pide dos años de prisión y casi 50.000 euros de indemnización para la administradora de una empresa que encomendó a un trabajador de limpieza reparar una rampa motorizada, que acabó atrapándole un brazo.

Según el escrito de la Fiscalía al que ha tenido acceso Efe, la acusada, única administradora de Afin Europa, firma ubicada en Vitoria, era también la encargada de seguridad de los trabajadores y tenía la obligación de adoptar las medidas necesarias para proteger su seguridad y salud.

Sin embargo, la empresa no disponía de un plan específico de prevención de riesgos para la obra para la que había sido subcontratada por la empresa Transportes Bidasoa, que en abril de 2013 le encomendó trabajos de pintura, limpieza y reparaciones en un pabellón de Júndiz vacío.

Afin Europa encargó a un trabajador -con contrato indefinido y a tiempo completo- que desempeñara unas funciones que no se correspondían con su puesto de trabajo.

El operario tenía contrato como «limpiador» pero Afin Europa le encargó cambiar el panel lateral de la rampa motorizada del muelle de carga, trabajo para el que no había sido formado ni informado de los riesgos o peligros que entrañaba.

Cuando ocurrió el accidente, no había nadie de su empresa supervisando sus trabajos, lo que incumple las normas en materia de prevención de riesgos laborales, advierte la Fiscalía.

En su escrito, el ministerio público cuenta que el 24 de abril de 2013 el denunciante sufrió un accidente cuando la máquina que trataba de arreglar le atrapó un brazo.

En concreto, ocurrió cuando desmontaba el panel lateral de una de las rampas nivelables motorizadas del área de muelles de carga del pabellón.

El trabajador pidió ayuda a un operario de la Carpintería Metálica y Montajes Trujillo Hermanos, subcontratada por Afin Europa para instalar topes para camiones en los muelles de carga.

La víctima pidió a este operario, la única persona que estaba en el pabellón en ese momento, que mantuviese pulsado el botón de elevación de la rampa mientras desatornillaba tornillos pero la rampa, al ser material hidráulico descendió por su propio peso y le atrapó un brazo.

El trabajador accidentado sufrió diversas lesiones en la musculatura de su brazo derecho, que tardaron 316 días en curar y requirió cuatro días de hospitalización.

Durante el año que estuvo curándose no pudo trabajar y le quedaron secuelas como una parálisis del nervio mediano del antebrazo, así como parestesias.

La Fiscalía considera que la empresa ha cometido un delito contra los derechos de los trabajadores y otro de lesiones por imprudencia grave, por los que reclama dos años de prisión para la acusada y la inhabilitación para la administración y dirección de empresas durante ese período.

Asimismo, solicita una multa de 3.650 euros y una indemnización de 43.326 euros por las lesiones y secuelas sufridas.